Análisis: la Corcivicaldas insta a gestión precavida de recursos por deuda de Manizales

El pasado 28 de noviembre, el Concejo de Manizales aprobó el presupuesto general de rentas y gastos del municipio de Manizales para el 2023, por un monto de $953.614.984.407.

 

Estos recursos permitirán a la administración municipal realizar inversiones en diferentes proyectos de cara a su último año de gobierno, y cumplir con las obligaciones adquiridas frente a créditos y vigencias futuras. Dicho presupuesto incrementó en un 8,2% respecto al año anterior, y un 63% frente al 2020, primer año del actual gobierno municipal, cuando tuvo un monto de $585.953.244.024. Este incremento es proporcional al aumento en los ingresos de la administración en los últimos cuatro años (64%), pasando de $503.193.235.936 a $826.536.377.564.

Gráfica 1: de elaboración propia con datos de los Acuerdos Municipales y decreto de aprobación del presupuesto de rentas y gastos de Manizales entre el 2015 y 2023[1].

 

Consideraciones frente a la deuda y proyecciones

La destinación histórica del presupuesto al pago de la deuda pública, con respecto a los ingresos totales de la administración, evidencia una tendencia al equilibrio entre ambas (Gráfica 2). Sin embargo, se presenta un elevado incremento en el pago anual de capital e intereses de los créditos adquiridos por el municipio, que aumenta un 107% con respecto al año 2022, al pasar de $21.428.026.679 a $44.362.232.153, siendo un aumento porcentual superior con respecto al incremento del 12,1% en los ingresos de la administración.

Gráfica 2: de elaboración propia con datos de los Acuerdos Municipales y decreto de aprobación del presupuesto de rentas y gastos de Manizales entre los años 2015 y 2023.

 

Por otro lado, la deuda total del municipio pasó de $82.219 millones en 2020 a $150.614 millones con corte a agosto de 2022, lo que equivale a un incremento del 83%. Este incremento en la deuda se debe a la contratación de nuevos créditos, proyectados en $125.000 millones por la Alcaldía para diferentes obras, incluyendo la Línea 3 del Cable Aéreo.

Frente a esta nueva deuda por $125.000 millones, ya se desembolsaron aproximadamente $35.320 millones en 2021, $54.680 en 2022 y se espera un valor de $33.000 millones para 2023.  El aumento en la deuda genera preocupación en torno a la gestión del riesgo financiero del municipio, frente a la adquisición de nuevos créditos que comprometan los recursos de las próximas vigencias.

 

El aumento en las tasas de interés fijadas por el Banco de la República se proyecta entre el 9,011% y 10,69% al 2023, según información del Marco Fiscal[2] del municipio y el proyecto de acuerdo[3] de presupuesto. A inicios del 2022, estaba entre el 2,0% y 2,5%. Este aumento significativo en las tasas podría conllevar a un incremento en el pago del valor estimado en intereses por parte del municipio, pasando de $8.083 millones a $29.573 millones para el 2023.

Gráfica 3: de elaboración propia con datos del Banco de la República.

 

Frente a la deuda, a comienzos del año 2022, la calificadora crediticia Fitch Ratings otorgó a Manizales la máxima calificación AAA y F1+, al considerar que las estrategias de endeudamiento estaban dentro de los parámetros del municipio, al contar con las condiciones para el pago la deuda de manera estable gracias a su presupuesto. Sin embargo, la calificadora alerta por la alta dependencia de Manizales de las transferencias especialmente nacionales, al representar un 60% aproximadamente de los ingresos operativos, lo que deja a Manizales con una exposición al riesgo mayor frente a otros municipios con más autonomía fiscal[4].

 

Las transferencias del orden nacional, en su mayoría son de destinación específica; es decir, no pueden ser comprometidas en otros rubros distintos a los establecidos, por lo que no pueden ser direccionadas al pago de la deuda o la inversión en proyectos de la administración municipal. La alta dependencia del municipio de las transferencias, sumado al incremento en el pago de la deuda, reduce los recursos de libre destinación, lo cual afecta la capacidad de inversión de los próximos años en la ciudad.

Por otro lado, las condiciones macroeconómicas adversas, como la inflación, el alza en la tasa de cambio del dólar, la posible desaceleración económica que según pronósticos del equipo de investigaciones de Bancolombia[5] podría estar por debajo del 1% de aumento del PIB, y el incremento en las tasas de interés pueden afectar las proyecciones del municipio. Por ejemplo, el incremento del 8,2% en el presupuesto para el próximo año, puede ser absorbido en gran parte por una inflación proyectada del 7,10% para el 2023.

Gráfica 4: de elaboración propia con datos de los Acuerdos Municipales y decreto de aprobación del presupuesto de rentas y gastos de Manizales, entre los años 2019 a 2023 y datos de inflación del DANE.[6]

 

Las condiciones adversas en la economía pueden afectar la capacidad de pago de los contribuyentes y las transferencias, debido a los compromisos de deuda del Gobierno Nacional y las condiciones económicas del país. Adicionalmente, si persisten los incrementos en la tasa de cambio del dólar y el aumento en la inflación, se prevé que el Banco de la República continúe aumentando las tasas de interés, lo cual seguirá comprometiendo los recursos que el municipio deba destinar a cubrir el pago de los créditos adquiridos.

 

La Corporación Cívica de Caldas insta a la Alcaldía de Manizales a un manejo precavido de los recursos, debido a que el creciente endeudamiento llevaría al municipio a destinar el doble de recursos para atender sus obligaciones de la deuda. Lo anterior, teniendo en cuenta las proyecciones ya nombradas del aumento en las tasas de interés fijadas por el Banco de la República[7] para el 2023, que son entre 9,011% y el 10,69%, y que a comienzos de este año eran del 2% y 2,5%, según el Marco Fiscal del municipio (2021), por lo que se podría incrementar el valor de los intereses, pasando de $8.083 millones a $29.573 millones para el 2023.

Así mismo, la intención de la administración en recibir nuevos desembolsos de créditos (como el de la Línea 3 del Cable Aéreo para el 2023: $33.000 millones), frente a las altas tasas de interés, puede comprometer aún más los recursos de la ciudad y limitar inversiones en próximas vigencias, por lo que la adquisición de créditos que comprometan el presupuesto de la ciudad debe tener una planeación adecuada, que permita la ejecución de dichos recursos.

 

La CCC hace un llamado a la Contraloría de Manizales para que realice una auditoría a la deuda del municipio, pues una mala gestión de los recursos, sumado a dificultades para el avance de las obras, pueden llevar a pagar más intereses.

 

[1] Acuerdo 860 de 2015: https://bit.ly/3gMMIsd. Acuerdo 886 de 2016: https://bit.ly/3XGkkIZ. 927 de 2017: https://bit.ly/3GZAk2x. 977 de 2018: https://bit.ly/3uevozi. 1013 de 2019: https://bit.ly/3gLjUjV. 1045 de 2020: https://bit.ly/3AYrkHg. Decreto 0749 de 2021: https://bit.ly/3gPjUze. 1103 de 2022: https://bit.ly/3EQStgu.

[2] Marco Fiscal de Mediano Plazo 2023-2031, Alcaldía de Manizales. Enviado por el Concejo de Manizales: https://bit.ly/3UjNUAP.

[3] Proyecto de Acuerdo 086 del 9 de octubre de 2022, enviado por el Concejo de Manizales: https://bit.ly/3XNvgVa.

[4] Calificadora crediticia de Manizales por Fitch Ratings:  https://bit.ly/3igI0TO.

[5] Investigaciones Económicas de Bancolombia: https://bit.ly/3Ui1DrX.  

[6] Índice de precios al consumidor del DANE, 2022: https://bit.ly/3H46w4W.

[7] Banco de la República de Colombia, tasas de interés y sector financiero, 2022: https://bit.ly/3FbUIeD.

Añadir nuevo comentario

You must have Javascript enabled to use this form.